WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Jueves 06 de Mayo 2021
| | |

Alfredo Adame también tiene al SAT como adversario

Foto @aadameoficial

Foto @aadameoficial

17 de Julio 2019

El SAT ha intentado cobrarle 8 millones de pesos desde el 2016.

El conductor mexicano de televisión, Alfredo Adame, tendría otra pelea más seria que la que tendrá el próximo 2 de agosto contra el cazafantasmas Carlos Trejo, pues aún tiene cuentas pendientes con el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

En los últimos días Adame ha dado mucho de que hablar y más que nada por la rivalidad que sostiene con Carlos Trejo, rivalidad que ha llevado a la futura “pelea del siglo”, sin embargo el conductor tiene otra pelea más importante, pelea en la que su futuro e incluso libertad se verían en juego al no salir victorioso.

El famoso tiene una deuda fiscal con el SAT desde el 2010, debido a que no declaró sus ingreso en los años 2002 y 2003 lo que lo llevó a una acusación por defraudación fiscal por 2.3 millones de pesos dando como consecuencia que un Tribunal Federal lo sentenciara a seis meses de prisión.

Debido a lo anterior Alfredo Adame tuvo que pagar una multa para que no fuera a la cárcel y aún así el problema no había terminado, pues desde el 2006 el SAT ha intentado cobrarle un crédito fiscal de más de 8 millones de pesos.

Ese mismo año el órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público le embargó cuentas pendientes con Televisa, cuentas bancarias y un cadillac 2005 con el fin de liquidar su adeudo.

Tras una diligencia que se llevó acabo este año en el domicilio fiscal de Adame se encontraron más bienes que podrían ser embargados debido a que ahora se le está cobrando por omisiones de pago de IVA, ISR y otros impuestos.

Los recargos de su deuda hicieron que de 3.4 millones de pesos que originalmente debía ascendiera a  8 millones de pesos.

Si el conductor no se llegará a presentar a la pelea contra Trejo, tendría que pagar la multa que establece el contrato que es de un millón y medio de pesos y si llegara a ganar el SAT se encargaría de embargar sus derechos de cobro.

 

 

 

 

Más notas sobre