www.capitalmexico.com.mx
Jueves 26 de Mayo 2022

En Chile, millennial de izquierda promete rehacer al país

Chile: Millennial de izquierda promete rehacer al país
El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, de la coalición “Apruebo Dignidad”, da un mensaje a sus seguidores luego de su victoria en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Santiago, Chile, el domingo 19 de diciembre de 2021. (Foto AP/Luis Hidalgo)  

El presidente electo de Chile, Gabriel Boric prometió que las mujeres chilenas serán protagonistas en un gobierno que busca dejar atrás “la herencia patriarcal” de nuestra sociedad


SANTIAGO, Chile (AP) — El exlíder estudiantil de izquierda Gabriel Boric se verá rápidamente presionado por sus jóvenes partidarios para que cumpla sus promesas de rehacer Chile después de que el político millennial consiguiera una victoria histórica en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales del país.

Boric pasó meses recorriendo Chile con la promesa de llevar una forma de gobierno inclusivo liderada por jóvenes para atacar la pobreza persistente y la desigualdad que, según él, son la parte más vulnerable e inaceptable de un modelo de libre mercado impuesto hace décadas por la dictadura de general Augusto Pinochet.

La audaz promesa dio sus frutos. Con el 56% de los votos, Boric derrotó el domingo cómodamente a su oponente, el legislador de ultraderecha José Antonio Kast, por más de 10 puntos y a los 35 años fue elegido el presidente más joven de Chile.

En medio de una multitud de simpatizantes en el centro de Santiago, Boric saltó sobre una barricada de metal para llegar al escenario donde inició en lengua indígena mapuche un conmovedor discurso de victoria ante miles de personas, en su mayoría jóvenes.

“Somos una generación que surgió en la vida pública exigiendo que nuestros derechos sean respetados como derechos y no tratados como bienes de consumo o un negocio”, dijo Boric. “Sabemos que sigue habiendo justicia para los ricos y justicia para los pobres, y ya no permitiremos que los pobres sigan pagando el precio de la desigualdad de Chile”.

En su discurso, el presidente electo barbudo y con gafas destacó las posiciones progresistas que lanzaron su improbable campaña, incluida la promesa de luchar contra el cambio climático bloqueando un proyecto minero propuesto en la nación productora de cobre más grande del mundo.

También pidió el fin del sistema privado de pensiones de Chile, sello distintivo del modelo económico neoliberal impuesto por Pinochet.

Es una agenda ambiciosa que se hizo más desafiante por un Congreso paralizado y divisiones ideológicas que recuerdan los fantasmas del pasado de Chile que salieron a la luz durante la contundente campaña.

En la primera ronda electoral del mes pasado, Kast, conocido por defender la dictadura militar de Chile, terminó dos puntos por delante de Boric. Pero su intento de retratar a su rival como un títere de sus aliados del Partido Comunista que cambiaría la economía más estable y avanzada de América Latina fracasó en la segunda vuelta.

Aún así, en un modelo de civilidad democrática que rompió con la retórica polarizada de la campaña, Kast admitió de inmediato la derrota, tuiteando una foto de sí mismo en el teléfono felicitando a su oponente por su “gran triunfo”. Luego acudió a la sede de campaña de Boric para reunirse con su rival.

Por su parte, el presidente saliente Sebastián Piñera, un multimillonario conservador, sostuvo una videoconferencia con Boric para ofrecer el apoyo total de su gobierno durante la transición de tres meses. En la segunda vuelta 1,2 millones más de chilenos salieron a votar que en la primera ronda y elevó la participación a casi el 56%, la más alta desde que la votación dejó de ser obligatoria en 2012.

En Chile, millennial de izquierda promete rehacer al país

“Es imposible no dejarse impresionar por la participación histórica, la voluntad de Kast de conceder y felicitar a su oponente incluso antes de que llegaran los resultados finales y las generosas palabras del presidente Piñera”, dijo Cynthia Arnson, jefa del programa para América Latina en el Wilson Center en Washington. “La democracia chilena ganó hoy, eso es seguro”.

En el metro de Santiago, donde un aumento de tarifas en 2019 desencadenó una ola de protestas a nivel nacional que expusieron las deficiencias del modelo de libre mercado de Chile, los jóvenes partidarios de Boric agitaron banderas adornadas con el nombre del candidato mientras saltaban y gritaban mientras se dirigían al centro para su discurso de victoria.

Este es un día histórico, dijo Boris Soto, un maestro. Hemos derrotado no solo al fascismo y a la derecha, sino también al miedo, agregó.

Boric se convertirá en el presidente moderno más joven de Chile cuando asuma el cargo en marzo y solo el segundo millennial en liderar en América Latina, después de Nayib Bukele en El Salvador. Solamente otro jefe de estado, Giacomo Simoncini de la ciudad-estado de San Marino en Europa, es más joven.

Es probable que el nuevo gobierno sea observado de cerca en toda América Latina, donde Chile ha sido durante mucho tiempo un presagio de tendencias regionales.

Fue el primer país de América Latina en romper con el dominio estadounidense durante la Guerra Fría y buscar el socialismo con la elección de Salvador Allende en 1970. Luego cambió de rumbo unos años más tarde cuando el golpe de Pinochet marcó el comienzo de un período de gobierno militar de derecha que rápidamente lanzó un experimento de libre mercado en toda la región.

El ambicioso objetivo de Boric es introducir una socialdemocracia al estilo europeo que expandiría los derechos económicos y políticos para atacar la desigualdad persistente sin virar hacia el autoritarismo adoptado por gran parte de la izquierda en América Latina, desde Cuba hasta Venezuela. Es una tarea que se hizo más urgente por la pandemia de coronavirus, que aceleró la reversión de una década de ganancias económicas.

Boric logró imponerse expandiéndose más allá de su base en la capital, Santiago, y atrayendo votantes en áreas rurales. Por ejemplo, en la región norteña de Antofagasta —donde terminó tercero en la primera ronda de votaciones— superó a Kast por casi 20 puntos.

También fueron clave para su victoria las mujeres, un bloque importante de votantes que temía que la victoria de Kast hiciera retroceder años de ganancias constantes. Kast, de 55 años, devoto católico y padre de nueve hijos, tiene historial por atacar a la comunidad LGBTQ chilena y abogar por leyes de aborto más restrictivas.

En su discurso triunfal, Boric prometió que las mujeres chilenas serán protagonistas en un gobierno que busca dejar atrás “la herencia patriarcal” de nuestra sociedad.