www.capitalmexico.com.mx
Viernes 19 de Agosto 2022

Norcorea confirma prueba de misil capaz de llegar a Guam

 

Norcorea dijo que el misil fue lanzado hacia las aguas de su costa oriental y en un ángulo elevado para evitar que sobrevolara otros países.


SEÚL, Corea del Sur (AP) — Corea del Norte concedió el lunes que efectuó un lanzamiento de prueba de un misil balístico de alcance intermedio capaz de llegar al territorio estadounidense de Guam.

El lanzamiento del domingo podría ser el preludio de provocaciones mayores de Pyongyang, como ensayos nucleares y de misiles de largo alcance que supongan una amenaza directa para el territorio continental estadounidense, en un intento norcoreano de presionar al gobierno de Joe Biden y conseguir alivio de las sanciones o reconocimiento internacional como estado nuclear legítimo.

La Agencia Central de Noticias de Corea dijo que la prueba del domingo del misil Hwasong-12 tenía como objetivo evaluar selectivamente el misil que se está produciendo y desplegando, y verificar su precisión general.

Dijo que una cámara instalada en la ojiva del misil tomó una imagen de la Tierra desde el espacio, y que la Academia de Ciencias de la Defensa estableció la precisión, seguridad y eficacia del funcionamiento del sistema de armas. The Associated Press no utilizó las fotos porque no pudo verificar su autenticidad.

Corea del Norte dijo que el misil fue lanzado hacia las aguas de su costa oriental y en un ángulo elevado para evitar que sobrevolara otros países. No dio más detalles.ANUNCIO PUBLICITARIO

Según la evaluación surcoreana y japonesa, el misil voló unos 800 kilómetros (500 millas) y alcanzó una altitud máxima de 2.000 kilómetros (1.240 millas) antes de aterrizar en las aguas entre la península de Corea y Japón.

Los detalles del vuelo lo determinaron en el misil más poderoso que Corea del Norte ha probado desde 2017, cuando el país lanzó el Hwasong-12 y otros misiles de mayor alcance en una serie de disparos de armas hechos para adquirir la capacidad de lanzar ataques nucleares contra las bases militares de Estados Unidos en el norte de Asia y el Pacífico e incluso el territorio continental estadounidense.

El misil Hwasong-12 es un arma tierra-tierra con capacidad nuclear, cuyo alcance máximo es de 4.500 kilómetros (2.800 millas) cuando se dispara en una trayectoria estándar. Es una distancia suficiente para alcanzar el territorio estadounidense de Guam. En agosto de 2017, en el punto álgido de las asperezas con la entonces administración Trump, las Fuerzas Estratégicas de Corea del Norte amenazaron con hacer “un fuego envolvente” cerca de Guam con misiles Hwasong-12.

El analista Cheong Seong-Chang, del Sejong Institute, una institución privada en Corea del Sur, dijo que el lanzamiento del Hwasong-12 se esperaba como una ruptura parcial de la moratoria norcoreana de ensayos armamentísticos. En abril de 2018, cuando Corea del Norte suspendió los ensayos nucleares y de Misiles Balísticos Intercontinentales antes de los contactos diplomáticos con el gobierno de con Donald Trump, Kim dijo que Corea del Norte tampoco necesitaba hacer más pruebas de misiles de rango intermedio.

Es probable que Pyongyang haga una prueba de lanzamiento de su misil de largo alcance si Estados Unidos toma la iniciativa para imponerle más sanciones, dijo Cheong. Otros analistas dijeron que Corea del Norte podría hacer también un ensayo nuclear.

Después del lanzamiento del domingo, los funcionarios de la Casa Blanca dijeron que optaron que la última prueba era una escalada en una serie de provocaciones realizadas durante los últimos meses que se han vuelto cada vez más preocupante.

El gobierno del presidente estadounidense Joe Biden planea responder a la prueba de misil más reciente en los próximos días con una acción no especificada a demostrarle a Corea del Norte que está comprometido con la seguridad de sus aliados en la región, de acuerdo con un funcionario de alto rango que se informó a los reporteros bajo condición de anonimato.

El funcionario dijo que el gobierno vio la prueba del domingo como la más reciente de una serie de provocaciones para tratar de conseguir el levantamiento de las sanciones impuestas por Estados Unidos. El gobierno de Biden volvió a invitar a Corea del Norte a que regresó a las negociaciones, pero dejó claro que no considera que sea constructivo en este momento el tipo de cumbres que el expresidente Donald Trump mantuvo con Kim.