www.capitalmexico.com.mx
Sábado 28 de Mayo 2022

Por dinero, oposición al Tren Maya: AMLO

 

AMLO anunció que mensualmente supervisará la construcción del tren porque tiene que terminarse en diciembre del año próximo.


Desde Isla Mujeres, Quintana Roo, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que la oposición al Tren Maya, en particular en el Tramo 5, es por intereses y dinero.

Reiteró que con esta obra de mil 500 kilómetros que cruza cinco estados no se afectan cenotes ni ríos subterráneos, además de que de Mérida hasta Chetumal es eléctrico el tren, “imagínense cuánto se va evitar de emisiones de gases contaminantes”.

“Todo el derecho de vía lo tenemos, porque aquí, hay una serie de intereses que no quieren que avancemos en la construcción del Tren Maya, no son los de Felipe Carrillo Puerto, no son decía yo los ejidatarios de esta zona, son intereses aquí donde hay más dinero para decirlo con claridad, aquí, Y lo que no suena lógico, suena metálico”, apuntó.

“Sin embargo vamos avanzando y vamos a continuar haciéndolo, si está abierto al diálogo, le hemos comentado a los auténticos ambientalistas que hablen con la gente, porque se han hecho consultas y se les ha preguntado a la gente, los campesinos y la mayoría no hemos tenido oposición, se han grabado de manera espontánea, no de estos mensajes que hacen los artistas Si no lo que expresan los campesinos, los sentimientos de la gente y no hay oposición”, agregó.

Anunció que mensualmente supervisará la construcción del tren porque tiene que terminarse en diciembre del año próximo.

Criticó que los amparos no son interpuestos por ejidatarios o pequeños propietarios.

“No hay poseedores de tierra que están parados, ya todos dieron su anuencia, son de organizaciones, algunas financieras por empresarios, otros incluso financiadas por el gobierno de Estados Unidos, un poco lo que pasó con el aeropuerto Felipe Ángeles que llovieron los amparos”, acusó.

Recalcó que en la mayoría de la ruta han tenido el apoyo de campesinos y comunidades, “han tenido una actitud muy generosa, muy fraterno, nos han dado su confianza”.

Comentó que en Mérida tuvieron la misma oposición para que no entrara el tren a la ciudad, “le recomendé a los de Fonatur que es mejor que buscáramos rodear y no meternos por que temía de que iban a llover los amparos, que nos íbamos a quedar entrampados y no íbamos a avanzar, y en efecto aún cuando ya no va a entrar el tren al centro de la ciudad donde incluso estaba la antigua estación, se tienen como 20 hectáreas aún así nos ha costado conseguir los terrenos de la periferia”.