www.capitalmexico.com.mx
Viernes 01 de Julio 2022

Remplazo de Coca-Cola, Fanta y Sprite en Rusia

 

Las nuevas marcas de refresco en Rusia son muy similares en colores, etiquetas y nombres a las originales de Estados Unidos.


Una de las consecuencias que trajo consigo la invasión de Rusia a Ucrania, fue que diversas empresas salieran del territorio gobernado por Vladimir Putin, tal como Coca-Cola y sus derivados, por lo cual han sido remplazados.

De esta forma, para llenar el vacío que dejaron Coca-Cola, Fanta y Sprite, han llegado CoolCola, Fancy y Street, nuevas marcas de bebidas carbonatadas que son muy similares a los originales en los sabores, colores y hasta los empaques.

Esto, debido a que en el caso de CoolCola, hacen un guiño a Pepsi y Coca-Cola con el nombre y etiquetas, ya que ésta es roja con azul; además promete ser una bebida “expresiva con el clásico sabor cola”.

Por su parte, Fancy es un refresco “con jugo de naranja natural” y al igual que Fanta, su etiqueta es anaranjada; mientras que Street, tal como Sprite, tiene una presentación verde y con sabor a limón.

La empresa que se ha encargado de dar vida a las nuevas versiones es Ochakovo, que fue formada en 1978 durante la Unión Soviética, y está detrás de Kvas, una bebida con granos fermentados y Medovukha, que tiene miel y bajo contenido de alcohol.

Esto se da, luego de que en marzo Coca-Cola saliera de Rusia por el conflicto bélico con Ucrania. A pesar de ello, aún es posible encontrar las bebidas originales en ciertos negocios de Moscú, pero sus precios aumentaron hasta un 200 por ciento, según con The Moscow Times.

Así, la página oficial de Ochakovo presenta a los nuevos tres refrescos indicando: “Sabemos cómo te has apegado a las bebidas carbonatadas habituales. Por eso, decidimos no privarte del placer de beberlos”.

Este no es el primer intento que se hace para remplazar a Coca-Cola y sus derivados, ya que las empresas Slavda Group y Syktyvkarpivo también sacaron sus propias versiones llamadas Grink Cola y Komi Cola.

Sin embargo, no fueron bien recibidas por los habitantes de Rusia, ya que los consumidores las consideraron poco dulces y con baja gasificación, de acuerdo con la agencia de noticias ANSA