Jueves 18 de Julio 2019
| | |

¿Qué culpa tiene Evo si es el pueblo el que lo pide?

STAFF CAPITAL

STAFF CAPITAL

07 de Diciembre 2018


El presidente de Bolivia Evo Morales registró esta semana su candidatura para una cuarta elección presidencial a pesar de que la constitución boliviana expresamente limita a uno el número de reelecciones a las que un presidente puede aspirar.

En su artículo 168 la constitución boliviana establece que, y cito textualmente: el periodo de mandato de la Presidenta o del Presidente y de la Vicepresidenta o del Vicepresidente del Estado es de cinco años, y pueden ser reelectas o reelectos por una sola vez de manera continua”.

Sin embargo y a pesar de que en un referendum celebrado en febrero del 2016 el electorado boliviano dijo que no a la propuesta de modificar este artículo para permitir la reelección indefinida, el presidente Evo Morales ha decidido presentarse a una tercera reelección basándose en un dictamen emitido por el Tribunal Supremo Electoral que lo habilita para ser candidato esgrimiendo el absurdo argumento jurídico de que en la Convención Americana de Derechos Humanos no está contemplada ninguna limitación para que los presidentes signatarios de este instrumento internacional no puedan optar por reelegirse de forma indefinida.

Cuestionado sobre el hecho de que presentarse por una quinta ocasión a una elección presidencial hace pensar que lo que pretende Evo Morales es eternizarse en el poder y encabezar una autocracia, el líder indígena boliviano ha respondido que presentarse a una nueva reelección no ha sido decisión de él, sino del pueblo.

Aquí habría que preguntarse cómo le hizo Morales para saber que el pueblo desea que se reelija por cuarta ocasión, sobre todo si consideramos que en el referendum del 2016 el electorado se manifestó en contra de que se modificara la constitución para permitir su reelección indefinida.

Vivimos tiempos convulsos en América Latina y haríamos muy bien en cuidarnos de aquellos gobernantes que se escudan en “el pueblo” para actual al margen, o francamente en contra de lo establecido en la ley.