WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Viernes 07 de Agosto 2020
| | |

¿Tuya?, ¿mía?. . . ¿Nuestra música?

Imagen para ilustrar. Foto: Cuartoscuro

Imagen para ilustrar. Foto: Cuartoscuro

24 de Febrero 2017

De eso se trata el amor cuando todo parece desechable

ELIZABETH PALACIOS

Hoy parece que el amor es difícil de hallar y de conservar. Es más fácil encerrarse en uno mismo que abrir los ojos para tratar de verse en otra mirada.

Son los tiempos en los que los ligues one night stand (romances de una noche) son la regla y las relaciones serias, la excepción. Pero cuando te la quieres jugar para el largo plazo, ¿cuáles son las diferencias culturales irreconciliables?

La música es una de esas experiencias culturales cotidianas que pueden hablar mucho de ti. Dejar que alguien escuche lo que tienes en tu iPod, incluso las canciones culposas, es una prueba de amor tan seria como compartir tu contraseña de Netflix. Algo así como lo que para nuestros padres era entregar un anillo de compromiso, ok, exagero, lo reconozco.

Angustiada porque mi compañero a veces compartía música que no me gustaba, lancé una pregunta abierta en redes: ¿Serán los gustos musicales causal de divorcio? En general, para quienes respondieron, la música es importante pues les da una idea de la educación y la experiencia de vida de quien han elegido como pareja. Hubo quienes sí se separaron por no soportar los gustos musicales del otro, aunque no había sido el único factor. Pero la reflexión, lejos de llevarme a juzgar a mi compañero, me hizo pensar en si era mi propia intolerancia la que me hacía pensar que sólo lo que yo escucho es válido y en todas las cosas únicas que tengo al caminar por la vida de la mano de este hombre.

Por fortuna, él tuvo la paciencia de compartir más música conmigo y a escuchar la que yo compartía. Resultó que tenemos más gustos afines de los que pensaba y que al contrario, con él puedo ser yo misma y hasta cantar en karaoke mis más culposos y cursis gustos musicales.

De eso se trata el amor cuando todo parece desechable. No se trata de esperar que tu ADN cultural sea idéntico al de tu pareja, sino de encontrar a alguien que tenga ganas de escribir un nuevo guión y rodar contigo la nueva película de tu vida, con un soundtrack creado en equipo.

*Periodista, cronista, hedonista y feminista. Madre, viajera, libre y terrícola.

Twitter @elipalacios

Más notas sobre