WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Sábado 04 de Julio 2020
| | |

Sonideros, el alma rítmica de la CDMX y alrededores

Baile sonidero. Foto: Fernando Franco

Baile sonidero. Foto: Fernando Franco

08 de Agosto 2017

Hablar de sonidos es referirse a la cultura popular de la Ciudad de México y su periferia

Las luces multicolores hipnotizan a quienes las observan, la música retumba en los corazones de quienes la bailan; todo es diversión profética, de esa que espera, ávida, lo que vendrá. Como si de un ritual se tratara, una  voz  guía la ceremonia que se vive en un baile sonidero.

Los sonidos, esos sound systems que con su música, su ritmo y su hablar llevan alegrías a aquellos empleados, obreros, barrenderos, jóvenes, amas de casa que buscan en el baile, el saludo que les dedican, y en una que otra cerveza, la libertad y felicidad momentánea.

Hablar de sonidos es referirse a la cultura popular de la Ciudad de México y sus alrededores;  a la idiosincrasia del ser urbano que emula a ritmo de cumbias, salsas, merengues, guaguancós, tecno y high energy, aquellos bailes ancestrales de nuestros antepasados.

En Capital México presentamos, a manera de recuento y homenaje, a los que consideramos los mejores sonidos de nuestro multicultural país.

 

La Changa, de don Ramón Rojo

Grandioso baile. Foto: Fernando Franco

Dice Fernando Franco, señor, oriundo del barrio de la Doctores, que Ramón llegaba a la colonia, con sus vinilos bajo un brazo, algunas bocinas y una o dos luces para poner música caribeña que difícilmente se escuchaba en aquellos tiempos.

Hablamos de la década de los setentas, cuando don Ramón Rojo, que vendía discos en el barrio de Tepito, empezó a amenizar fiestas y reuniones en el entonces Distrito Federal.

El fan número uno de la Sonora Matancera ha acumulado, a lo largo de los años, más de 50 toneladas de equipo, entre luces, bocinas y pantallas.

La Changa es uno de los sonidos mexicanos más representativos a nivel mundial. Se ha presentado en prácticamente todo el territorio nacional y Estados Unidos, siendo su primera presentación, en ese país, en el Hollywood Palladium con un sold out.

En la actualidad, don Ramón sigue presentándose en los barrios más populares de la Ciudad y anexas pero también ha hecho ruido en El Vive Latino (2014), Centro Cultural España y Lunario del Auditorio Nacional, por mencionar algunos lugares.

Sin duda alguna, La Changa forma parte de nuestro imaginario colectivo.  ¿Quién no ha escuchado su nombre, lo ha visto pintado en alguna barda o escuchado la voz de don Ramón en algún tianguis o microbús?

El faraónico Polymarchs, de don Apolinar Silva de la Barrera

Polymarchs. Foto: Fernando Franco

Dice Fernando Franco, hijo, que “el Poly” es de su época, de esa generación que a finales de los ochentas, e inicios de los noventas, hizo vibrar, sudar y bailar al ritmo de tecno industrial, new beat y high energy a cientos de jóvenes.

Lo cierto es que la historia del faraónico se remonta a principios de los setentas, cuando los hermanos Apolinar, Mary y Alicia “Lichy”hacen su primera “tocada” en el lugar que los vio nacer: Puerto Ángel, Oaxaca.

Polymarchs se ha destacado por tocar música electrónica, siendo uno de los principales impulsores del genero high energy en nuestro país.

Entre sus logros más destacados están los de presentar al público mexicano a grandes estrellas de este popular ritmo como Ken Laszlo, Fred Ventura y Brian Ice.

Polymarchs se ha presentado en el Palacio de los Deportes, WTC y hasta en el programa de televisión abierta, Animal Nocturno.

Entre sus hazañas están la de haber grabado, hasta 2011, un disco por año con el sello Musart, la de poseer uno de los equipos auditivos y de iluminación más impresionantes en México y estar abanderados por diversas estaciones de radio como Alfa 91.3 y Stereo 97.7.

Los diseños de sus carteles, realizados en su mayoría por Jaime Ruelas, han cobrado notoriedad y fueron objeto de una exposición en el Centro Cultural España.

 

El caballero Ariel Pérez, después Víctor Pérez, Amistad Caracas

Tarjetas sonideras. Foto: Fernando Franco

 

Mención aparte merece el orgullo de la Colonia Artes Gráficas, del barrio de Jamaica.

De 1974 a la década de los noventas, el sonido se presentó en todos los barrios (y no exageramos) del Distrito Federal y zona conurbada, siendo su música envidiada por algunos colegas, por su rareza.

La última tocada del caballero de la salsa sería en 1996 en el Peñón de los Baños, alternando con otro grande: Sonido La Conga.

Tras la trágica muerte de Ariel, en ese mismo año, su hermano se dispuso a seguir con el sonido y lo rebautizó como Víctor Pérez Amistad Caracas, siguiendo con la tradición de poner música poco escuchada y de calidad que Víctor consigue en el extranjero.

 

El señor Patrick Miller, de Roberto Devesa

Billete y propa. Foto: Fernando Franco

Actualmente esta discoteca móvil tiene su base de operaciones en una bodega de la colonia Roma y se presenta cada año en el Palacio de los Deportes, pero por años estuvo “rolando” por varios puntos del país.

El Patrick toca música disco, high energy y new beat;  se ha caracterizado por mantenerse en estos estilos musicales que en las grandes urbes se han revitalizado.

Su inicio se dio en 1982, cuando Roberto se presentó en el Club de Periodistas de la Ciudad de México, como Dj, utilizando el sobrenombre de Patrick Miller.

En esa década surgieron los Patricios Miller, fans que hasta la fecha siguen al sonido a todas partes con su característico atuendo negro, lleno de lentejuelas y logos del Patrick.

Actualmente Patrick Miller sale poco de su base de operaciones, pero se ha presentado en el Pepsi Center, Zócalo de la Ciudad de México y Palacio de los Deportes, por mencionar algunos lugares.

Carita JC. El orgullo rocanrolero de Neza

Los ca… nijos del rock, el sonido que prácticamente ha alternado con todas las bandas de rock urbano de la Ciudad de México y su periferia como El Haragán y compañía, Tex Tex y Liran Roll.

El Carita es uno de los pocos sonidos dedicado 100% a tocar puro rock and roll, junto con el Jagger y el Urgente, ambos también de Neza.

Carita JC fue uno de los responsables de que la música de Status Quo y Los Ramones se convirtiera, prácticamente, en el soundtrack del oriente de la Ciudad de México.

El sonido comenzó tocando en los ochentas para los punks y rockers “de coraza” de Neza, Chimalhuacán, Ixtapaluca y Chalco. Actualmente se presenta, con todo y Trump, en foros de Nueva York, Filadelfia y San Francisco.

 

Otros sonidos a los cuales si ves anunciados te recomendamos seguir:

Colección sonidera. Foto: Fernando Franco

Winners de Antonio Morales

Perla Antillana

El oso Candela

Siboney

SoundSet

Condor, el gigante de la Argentina

TopSystem, el grande del high energy

Valentino de Alex Mendoza

Sonorámico

 

¿Cuáles nos faltaron?

También puede leer:

¿Cómo surgió el personaje del Santo?

El ska nunca te dejará solo: Mariano Goldenstein, vocalista de Sombrero Club

FF

Más notas sobre