Capital México

Economía

Erróneas, estrategias de Trump contra empresas

La postura de Donald Trump, nuevo presidente de Estados Unidos, para evitar que las grandes empresas estadounidenses, como las automotrices Ford o General Motors, inviertan en México, es “un criterio político, no es técnico; por lo que ha dicho hasta el día de hoy, su criterio es ‘no quiero seguir perdiendo empleos manufactureros’, porque según él se han transferido a México”, lo cual es erróneo.

Enrique Dussel Peters, coordinador e investigador del Centro de Estudios China México de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en entrevista con CAPITAL MÉXICO, apuntó que tras 23 años en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) “Estados Unidos y Canadá han perdido 5.1 millones de empleos manufactureros, tiempo en el cual México ganó 300 mil nuevos empleos manufactureros, por lo que aun asumiendo que estos empleos todos provinieran de ambos países, sólo representan seis por ciento del total de puestos perdidos”.

Entonces, señala Enrique Dusse Peters –también catedrático en la Facultad de Economía de la UNAM– existe otro 94 por ciento de empleos manufactureros que Estados Unidos y Canadá han perdido y que, sin embargo, “no están en México, que tal vez están en Asia”.

Por tanto –agregó– “es necesario que se dé un monitoreo y evaluación, como dicen los estadounidenses, se requiere un check balance, para conocer la realidad”, porque, insistió, el criterio de Trump es político, proteccionista, para buscar defender sus empleos, pero no es con conocimiento; entonces, en su opinión “¿cuándo empezamos? Se debe hacer una evaluación seria del TLCAN, pero considerando todos los sectores productivos no sólo el de autopartes automotrices”.

En el caso de la Compañía Ford, que recientemente canceló la construcción de la nueva planta automotriz en San Luis Potosí, cuya inversión sería de mil 600 millones de dólares, el doctor en economía Dussel Peters reconoció que no se puede juzgar a la compañía, “yo entiendo la postura de Ford, pero hay otros cientos o miles de sectores productivos en el país”.

Y, más allá, “preguntarle a la Ford si está de acuerdo con seguir con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, cuando 80 por ciento de lo que la empresa exporta a Estados Unidos, me parece que como país es muy pobre”.

Dussel Peters insistió que para conocer dónde están los empleos que dice Trump que Estados Unidos perdió “pues eso no te lo dirá la Ford, la Nestlé, la Volkswagen, ni la Hyundai, antes se requiere de un análisis serio, amplio para negociación, donde se deberán revisar temas de reducción de empleos por productividad, o porque las líneas de producción se fueron a Asia. No obstante, si no aclaramos los asuntos generales, más allá de los temas de autopartes, nos va a ir muy mal con Trump y con su probable secretario de Comercio”.

El especialista reiteró que en su estudio sobre China y el TPP analizó dos extremos, la cadena de autopartes y la cadena del calzado, y las diferencias son muy grandes, pues el calzado, a pesar de ser fuente generadora de crecimiento económico, participa poco en las exportaciones y dentro del TLCAN, mientras que el automotriz es pieza fundamental.

Finalmente, Dussel Peters indicó que si Trump quiere una revisión del TLCAN, México deberá considerar los cientos, si no es que miles de sectores productivos del país.

Salir de la versión móvil