www.capitalmexico.com.mx
Domingo 14 de Agosto 2022

Alcaldes bajo fuego

 

“El fortalecimiento de los ayuntamientos es una tarea que exige corresponsabilidad y compromiso de Estado”


El pasado fin de semana, el asesinato de dos presidentes municipales; primero la emboscada al edil de Pungarabato, quien recibió decenas de disparos de diversos calibres; y segundo, la agresión mortal al encargado del despacho de San Juan Chamula, por un grupo de inconformes de su comunidad, nos recordó la violencia y devolvió a la realidad que vivimos en nuestro querido México todos los días.

Esa violencia, aunque distinta en cada uno de estos casos pero con los mismos resultados, busca inhibir o lastimar la gobernabilidad, y así grupos delincuenciales o comunidades enardecidas  aprovechan la debilidad de las instituciones locales de seguridad para imponer la “ley del fusil”, “del monte” o la de “por mis pistolas”.

En el recuento de los daños, la Asociación Nacional de Alcaldes (Anac) demandó al Gobierno Federal que se aplique un protocolo de protección para presidentes municipales, y exhortó a los alcaldes a reforzar su seguridad, sobre todo inspeccionando tanto a su equipo de gobierno como a su personal de protección.

Les pidió también que si enfrentan alguna amenaza de muerte “lo reporten de inmediato con la asociación o con las autoridades”. ¡Vaya! Mientras tanto, Miguel Ángel Osorio Chong se comprometió hacer un frente común, “para que ninguna autoridad local sea víctima, ni vuelva a ser cooptada o lastimada por grupos delictivos”, pero esas palabras no son respaldadas por la realidad, porque los alcaldes sólo tienen dos opciones: pactar con criminales o morir, es decir, escuchar las palabras del titular de la Segob y evitar ser rehenes de grupos criminales y morir, o pactar con ellos.

¡Uf! Osorio lo dijo bien: “el fortalecimiento de los ayuntamientos es una tarea que exige corresponsabilidad y compromiso de Estado”. Una asignatura más que tiene pendiente el Gobierno Federal.

@plumavertical