WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Lunes 08 de Marzo 2021
| | |

Dinero: elementos de seguridad

Imagen para ilustrar. Foto: Cuartoscuro

Imagen para ilustrar. Foto: Cuartoscuro

12 de Junio 2017

El objetivo debe ser la preservación del poder adquisitivo del dinero

Se nos muestran, en una de las cuentas de Twitter del Banco de México, @EmisionBanxico, los elementos de seguridad del nuevo billete de 100 pesos, lo cual está bien, y me refiero, uno, a los elementos de seguridad que hagan lo más difícil posible (¿es posible hacerla imposible?) la falsificación del dinero (que es un fraude en contra de todos los que usamos el dinero) y, dos, a la difusión de tales elementos de seguridad (para que, en la medida de lo posible, los usuarios del dinero podamos distinguir el billete falso del verdadero).

Elementos de seguridad: libro bicolor, marca de agua, folio creciente, relieves sensibles al tacto, hilo con efecto cierre, fluorescencia, todos con la intención de que, quienes no están legalmente autorizados para producir dinero (los falsificadores), no sean capaces de salirse con la suya, todo lo cual, insisto, está muy bien.

Si hay algo cuya producción debe estar sujeta a reglas lo más estrictas posibles, eso es el dinero.

Dicho lo anterior, no puedo dejar de preguntar por los elementos de seguridad aplicables, no a quienes producen dinero ilegalmente (los falsificadores), sino a quienes lo producen legalmente (las autoridades monetarias, el Banco de México). Esos elementos de seguridad, ¿existen? Y si existen, ¿qué tan eficaces son?

El objetivo de esos elementos de seguridad, aplicables a quienes legalmente producen dinero, debe ser la preservación del poder adquisitivo de nuestro (ojo: nuestro) dinero, algo que no se ha conseguido. Dos datos.

Primero: en mayo de 2016, la inflación anual fue 2.60 por ciento; en mayo pasado resultó 6.16, 136.9 por ciento mayor.

Segundo: en lo que va del siglo XXI, de enero de 2001 a mayo de 2017, en México se acumuló una inflación de 96.1, por ciento. ¿Debemos conformarnos con una inflación “baja y estable” (la meta del Banco de México es una inflación permanente entre 2 y 4 por ciento), es decir, con una pérdida pequeña y constante del poder adquisitivo de nuestro dinero? ¿No hay algo mejor?

Más notas sobre