www.capitalmexico.com.mx
Miércoles 26 de Enero 2022
Seguimiento de COVID-19 México 26 enero 2022 · 16:21
4,730,669 Confirmados
303,776 Decesos

Estadísticas

 

Hay cinco millones de analfabetas en México, lo cual resulta sorprendente


Al inaugurar la Feria Internacional del Libro 2018 en el Palacio de Minería, el doctor Enrique Graue, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), difundió cifras cuya contundencia cuestiona diversas estadísticas del Gobierno Federal. Una de ellas es recurrente, y no por ello menos lamentable: apenas se lee en México un promedio de tres libros al año por habitante. Esto nos deja muy lejos de países como Argentina y Chile, donde se triplica esta cifra, siempre con tendencia al alza.

Sin embargo, el dato más alarmante emitido por el rector se refiere al analfabetismo, pues refirió que hay cinco millones de analfabetas en México, lo cual resulta sorprendente para quienes creímos en el abatimiento de este índice infamante a raíz de los anuncios festivos dados por el sector responsable en la materia.

No precisó cuántos de estos mexicanos son niños o adultos; y esto es importante, pues los efectos de la cifra serían graves en el segundo caso, pero devastadores en el primero, ojalá tengamos acceso a esta caracterización; aunque, como siempre, nadie se despeinó con el anuncio; la mejor estrategia pública es el silencio, y optar por nuestra memoria flaca.

Existen instituciones públicas enfocadas en atender este problema.

Frecuentemente anuncian logros espectaculares, disminuciones millonarias en el déficit social que representa; se festejó, por ejemplo, la entrega de más de un millón de certificaciones de primaria y secundaria mediante la aplicación de un cuestionario a otros tantos adultos; pero, por lo visto, no corresponde a la realidad, es un paliativo ante el flagelo del analfabetismo reflejado en cifras oficiales menores.

Le creo al rector y comparto su pesar. Ningún País debe esconder esta vergüenza, es mejor afrontarla. Las campañas de alfabetización se abandonaron hace muchos años, pues “ya no eran necesarias”.

La realidad, como siempre, se ha impuesto.