Viernes 23 de Agosto 2019
| | |

Pendientes

Silla presidencial. Foto: Especial

Silla presidencial. Foto: Especial

31 de Julio 2018

Lo cierto es la enorme cauda de asuntos oscuros, por decir lo menos, que deben merecer especial atención del gobierno entrante

Rubén Lara León

Un buen amigo, siempre certero, acuñó una frase exacta: hoy México tiene un presidente y medio.

Peña Nieto es el medio.

El régimen entrante se ha adueñado de la agenda y el despliegue mediático, con todo el riesgo inherente. Cinco largos meses pueden representar un desgaste muy alto. Sin embargo, en la línea del imprescindible artículo de René Delgado en Reforma del pasado sábado, los cambios son así, radicales y sin pausa. Ya veremos.

Lo cierto es la enorme cauda de asuntos oscuros, por decir lo menos, que deben merecer especial atención del gobierno entrante. Son miles, y el espacio no alcanza.

Haré un brevísimo repaso de algunos muy relevantes.

La compra del edificio de la Semarnat bajo arrendamiento financiero a tasa variable. Es inaudita. Los responsables del desaguisado despachan en la SEP desde la gestión, de alguna manera se le debe llamar, de Aurelio Nuño. De paso, sería bueno ahondar en varias tropelías cometidas desde ese encargo por los mismos actores.

La estafa maestra. Existió y arrasó recursos públicos.

Involucra universidades, dependencias y particulares.

No puede quedar impune. En la misma corriente, el fraude con créditos agropecuarios, mediante el cual se hacían firmar recibos por cantidades muy superiores a las realmente entregadas.

El megafraude con los recursos para la reconstrucción después del sismo de septiembre. Las huellas, visibles por el lodo, están en la Asamblea de la CDMX, y aunque sus principales protagonistas lograron fuero federal, no será difícil aplicar justicia.

El ramo 33 de Hacienda.

Su uso discrecional requiere clarificarse, y modificarlo para hacerlo realmente federal, no faccioso.

Hay muchos más. Los iré tratando. Se deben aclarar hasta sus últimas consecuencias. No por venganza, sólo por salud republicana. El electorado se cobró la corrupción y los excesos, es de esperar su extrema atención a la investigación de este tipo de asuntos oscuros.

Encuentra más notas sobre