Lunes 19 de Agosto 2019
| | |

Leonardo de Lozanne abogó por ser un Pilatos humano y no villano

No disponible

No disponible

31 de Julio 2019


* El vocalista de Fobia participa en la ópera rock Jesucristo Súper Estrella

Por Claudia Pacheco Ocampo

México, 31 Jul (Notimex).- A través de la historia, al emperador romano Poncio Pilatos se le ha señalado como aquel que, lavándose las manos, llevó a la crucifixión a Jesús y se convirtió en uno de los peores villanos de todos los tiempos.

Pero el cantante Leonardo de Lozanne no está de acuerdo con la versión. Es por ello que, como condición para interpretarlo en la ópera rock “Jesucristo Súper Estrella”, pidió se le abordara más por el lado humano.

“Todo el mundo cree que Poncio Pilatos es el tirano, y tal vez sí, porque ser el gritón y el malo es la salida más fácil. Sin embargo, le pedí al director Nick Evans que le diéramos un tinte de tormento, pues si bien es una persona con mucho poder y respetado, también es un ser inteligente y sensible”, comentó a Notimex en entrevista.

“La conexión que el personaje tiene con Jesús es muy especial y lo confunde porque no sabe ni de dónde viene o por qué es. De modo que se halla en una encrucijada terrible porque debe obedecer a la voz del pueblo, aunque no lo quiera”.

Para lograr darle vida en este musical producido por Alejandro Gou con la producción ejecutiva de Guillermo Wiechers, el vocalista de la banda de rock Fobia investigó acerca de él y de este pasaje bíblico.

“No estoy representando al hombre romano, sino a una versión moderna de Pilatos. Visitando al personaje antiguo, supe que se suicidó y leí que aunque tomaba decisiones fuertes, dudaba mucho de que fueran las correctas. Le costaba trabajo hacer lo que en el fondo sabía que estaba mal. No fue un líder nato, lo pusieron en ese puesto”.

Son tres escenas en las que Leonardo de Lozanne participa en el transcurso de la obra. La primera es una premonición en su casa, en la segunda trata de ser un líder y conoce a Jesús; la tercera es el juicio.

“Esta última tiene una duración de 10 minutos y es la más increíble de la obra, tanto en lo musical como en lo vocal. Fue difícil lograrla porque exige muchísimo. Desde mayo tuve que prepararme con vocalizaciones diarias, pues no es lo mismo hacer un concierto de rock que dar dos funciones al día en la semana”.

El propósito del cantante, dice, es transmitirle a la gente compasión y ternura por Poncio Pilatos.

“Él quiere salvar a Jesús porque sabe que no ha hecho nada, pero no puede y está en una encrucijada espantosa. Su decisión le trae un conflicto interno que después lo convertirá en un ser absolutamente atormentado, porque queda bien con el pueblo, pero mal con su voz interior.

“Descubrí que este tipo de situaciones no le gustan. Pues si bien hay líderes crueles y tiranos, él no lo es, busca ser lo más justo posible. Es cuando le delega a Herodes la responsabilidad y cuando éste se la regresa, no tiene otra opción”.

Aunque el intérprete de éxitos como Microbito y Revolución sin manos ya había hecho teatro, Jesucristo Súper Estrella es su primer musical. Lo ha disfrutado tanto que no desea bajarse del escenario.

“El teatro musical es muy diferente al convencional y también a un concierto de rock, es como practicar otro deporte. Las tablas escénicas te pueden ayudar, pero cantar y actuar es otro rollo porque suceden muchas cosas a tu alrededor.

“Cuando canto, gesticulo para que suene bien la voz y me muevo como yo quiera en el escenario, pero aquí es distinto porque estoy interpretando a un personaje que hace cosas, por lo tanto, debo cantar perfecto. Es fascinante y me emociona hacerlo, es lo que me faltaba en mi carrera”, resaltó.

Al lado del grupo Fobia y como parte de la celebración por sus 30 años de trayectoria, se presentará el 4 de octubre en el Auditorio Nacional de esta ciudad. Después, del 21 de noviembre al 6 de diciembre estarán de gira por Estados Unidos.

-Fin de nota-

 

NTX/CPO/LMC