WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Viernes 04 de Diciembre 2020
| | |

Reportan reducción en consumo de bebidas azucaradas

Proponen aumentar dos pesos el gravamen a los refrescos.

Proponen aumentar dos pesos el gravamen a los refrescos.

15 de Junio 2016

El impuesto especial afectó las ventas, según estudios

Integrantes de la Alianza por la Salud Alimentaria consideraron que el impuesto a las bebidas azucaradas, en 2015 tuvo una reducción mayor a la obtenida en 2014 de 6 a 8 por ciento y propondrán al Congreso de la Unión incremente en dos pesos el impuesto por litro de refresco en todas sus presentaciones, dentro del presupuesto de egresos de la Federación para 2017.

En conferencia de prensa, el Coordinador de la Coalición ContraPeso, Luis Encarnación, dijo que, contrario a lo que afirman las compañías refresqueras, el impuesto a bebidas azucaradas ha logrado reducir el consumo de dichos productos que no son saludables y que representan 70 por ciento del consumo de azúcares añadidos en la dieta de los mexicanos.

Dentro de este grupo de productos líquidos se incluyen refrescos, jugos y aguas saborizadas. Detalló que con los recursos obtenidos por los impuestos de dos pesos por litro a los refrescos, se podría crear un fondo destinado a la prevención del sobrepeso y obesidad, así como garantizar la cobertura total de bebederos en todas las escuelas del país en beneficio de los estudiantes de primaria y secundaria.

Sin embargo, Luis Encarnación consideró que pese a esta disminución México sigue siendo un gran consumidor de bebidas azucaradas.

Manifestó la urgente necesidad de etiquetar en las bebidas azucaradas una advertencia a los padres de familia sobre la cantidad de azúcar que contiene una botella de refresco y cómo ésta excede la cantidad máxima permitida en un día, con la finalidad de alejar a la niñez de estos productos y evitar que la publicidad incentive la compra.

Fiorella Espinosa, de la Alianza por la Salud Alimentaria, citó dos diferentes análisis realizados por el Instituto Nacional de Salud Pública y miembros de la Universidad John Hopkins que llegaron a la misma conclusión, en los que se tomaron diversas variables como el crecimiento de la población para demostrar que el consumo de este tipo de bebidas se redujo.

La metodología compara el consumo del año 2015 con el periodo previo a su puesta en marcha, en 2013, y también ajusta los datos por el crecimiento de la población, la estacionalidad del año, entre otras variables económicas.

“Esto demuestra que las declaraciones de la industria de bebidas azucaradas, en las que afirman que en 2015 sus ventas tuvieron un aumento, no están basadas en análisis científicos”, dijo Espinosa en referencia a las declaraciones de las empresas de bebidas azucaradas que afirman que el impuesto no les ha afectado.

Más notas sobre